» Queratocono – Visión borrosa

Queratocono

Es una de las enfermedades degenerativas más comunes de la córnea. Se trata de una deformidad progresiva de la córnea (esa parte frontal transparente del ojo) que se caracteriza por tener no una forma normal redonda, sino una irregular, a manera de cono; de allí su nombre. Está acompañado además, por un adelgazamiento de la córnea en dicha área. Generalmente la irregularidad sucede en ambos ojos, aunque un ojo suele estar más afectado que el otro. Puede presentarse en la parte central, pero también hay varios casos en los que tiene un desplazamiento inferior.

 Esta patología produce una visión borrosa y genera distorsión de las imágenes. Así mismo, la agudeza visual se va disminuyendo a medida que aumenta el queratocono.

Causas de la enfermedad

Las causas de esta irregularidad ocular se desconocen, sin embargo, está altamente relacionado con:

  • Alergias y/o frotarse los ojos de manera frecuente y aguda, pues puede debilitar el tejido de la córnea.
  • Herencia y factores genéticos.
  • Deficiencia de colágeno, tejido que permite la forma y resistencia de la córnea.

Síntomas de la afección ocular

VISION-BORROSA-optometria

Visión borrosa provocada por el Queratocono

El queratocono provoca principalmente:

  • Disminución de la visión
  • Distorsión de las imágenes
  • Miopía: Visión borrosa debido a una alteración de la refracción que impide enfocar objetos lejanos. En este caso, la miopía va aumentando a medida que la enfermedad progresa.
  • Astigmatismo: Defecto de refracción que provoca que se vean las cosas deformadas e impide al ojo ver nítida y claramente. En este caso, el astigmatismo va aumentando a medida que la enfermedad progresa.
  • Fotofobia: Hipersensibilidad o intolerancia a la luz debido a una molestia o dolor causada por enfermedades en los ojos.
  • Cansancio ocular

Enfermedades como el astigmatismo ( en el cual, la luz no llega a un solo punto de la retina sino focaliza en dos puntos diferentes y produce una imagen distorsionada), la hipermetropía (que imposibilita a las personas para ver con claridad los objetos cercanos), la miopía (un defecto refractivo que causa dificultad al paciente para enfocar los objetos lejanos) y la presbicie (en la cual, por la edad, el ojo va perdiendo su capacidad para enfocar objetos de cerca) son las alteraciones en la refracción que más afectan la visión, tanto en niños como en adultos, las cuales en muchas ocasiones, se manifiestan por medio de síntomas como cansancio, visión borrosa,  y dolor de cabeza.

Los lentes de contacto ofrecen varias ventajas con respecto a la corrección con anteojos, en aquellos pacientes que presentan además de otros síntomas, visión borrosa ya que proporcionan una mejor apariencia estética, comodidad y un campo visual más amplio.

Diagnóstico, exámenes y detección del queratocono

Es preciso consultar al especialista cuando presente molestias en los ojos o tenga algún tipo de dificultad. Hoy en día, es posible detectar a tiempo esta afección y así mismo brindar un tratamiento que permita dar manejo efectivo a la enfermedad y por supuesto, que mejore la calidad de vida del paciente.

Los exámenes y análisis se realizan a partir de:

  • Pentacam o topografía corneal: Permite evaluar la curvatura de la córnea en los diferentes puntos, mediante un mapa muy detallado. Gracias a este estudio, se puede determinar el nivel de gravedad del queratocono. Este es el examen más preciso e imprescindible en el diagnóstico de esta enfermedad.
  • Lámpara de hendidura o biomicroscopía: Es un análisis realizado mediante un dispositivo óptico que permite el análisis de las estructuras de la zona anterior del ojo, especialmente, la córnea. Se utiliza para diagnosticar la patología en etapas avanzadas.
  • Paquimetría o espesor de la córnea: Es un examen que mide el espesor de la córnea. Especialistas de gran trayectoria como la Dra. Carolina Uribe, recomiendan realizar este examen antes de la cirugía refractiva en pacientes que desean corregir miopía/hipermetropía y/o astigmatismo, y para evitar complicaciones después de la cirugía, ya que si la córnea no tiene el espesor adecuado, se puede presentar esta enfermedad después de dicho procedimiento.

Todos los exámenes oculares anteriormente mencionados son pruebas sencillas, indoloras y no generan molestias mayores.

Manejo del queratocono por Optometría

Ojo con Queratocono

Ojo con Queratocono

De acuerdo al diagnóstico de cada paciente se puede manejar la enfermedad, así:

  • Anteojos: Solo es conveniente en etapas iniciales. Es posible corregir la afección con anteojos, pero la visión no mejora al 100%, pues a medida que avanza la enfermedad, aumenta el astigmatismo y por lo tanto, se produce una disminución en la visión. En etapas avanzadas, los anteojos no son tolerables y por lo tanto, no recomendables debido al astigmatismo agudo presente en estos pacientes ya que puede provocar visión borrosa, distorsión de las imágenes, síntomas de mareo, dolor de cabeza, etc.
  • Lentes de contacto: Son la principal indicación médica para pacientes diagnosticados con que El objetivo fundamental de ellos, es corregir la deformidad de la córnea y mejorar la calidad de visión, pues, como ya lo hemos dicho anteriormente, conforme avanza la enfermedad, aumenta el astigmatismo, afectando considerablemente la visión y por lo tanto, es fundamental que el paciente use lentes gas permeable. Estos, ayudan a controlar la progresión de la enfermedad y mejoran la visión ya que corrigen la irregularidad de la córnea. Los lentes se diseñan especialmente para cada ojo, teniendo en cuenta los exámenes diagnósticos realizados previamente donde se evalúa la curvatura y la forma de la córnea de cada paciente para elaborar el lente más adecuado.

   Este tipo de lentes son los más recomendados para corregir el queratocono.

  • Actualmente hay disponibles en el mercado lentes de contacto blandos de última tecnología, que permiten corregir esta enfermedad. Se usan, en casos en los que la afección no se encuentre tan avanzada, en especial, en pacientes que ya han tenido lentes rígidos gas permeable y no los han tolerado de manera correcta.
  • Lentes esclerales: Son lentes más grandes que los lentes de contacto gas permeable, pero no se apoyan en la córnea sino en la esclera (membrana blanca y capa más externa del globo ocular). Permiten una mejoría significativa de visión. No producen molestias, son muy cómodos y no se caen. Se recomiendan en pacientes que tienen queratocono muy avanzado, aquellos que no han tolerado los lentes RGP (lentes rígidos gas permeable) o han tenido dificultad en la adaptación de los mismos. Además, se usan para tratar personas con ojo seco, que han sido operados de trasplante de córnea o después de la cirugía refractiva, en casos en los que no se ha obtenido buenos resultados.

En los dos casos, los lentes de contacto cuentan con garantía del laboratorio por 30 días en caso de requerir cambiarlos, se podrá hacer sin ningún costo dentro de este período de tiempo.

Manejo del queratocono por oftalmología

Desde el punto de vista oftalmológico, es posible manejar la afección mediante intervenciones quirúrgicas, tales como:

  • Anillos intraestromales: Consiste en ubicar unos anillos en el grosor de la córnea con el fin de cambiar la forma de la misma, reducir la afectación de la enfermedad y mejorar la visión. Se indica en casos en los que, dicha patología no se puede manejar con lentes de contacto y el grosor de la córnea permite la colocación del anillo.
  • Cross-Linking: Es una técnica que permite reforzar la estructura de la córnea, sobre todo el colágeno, para evitar la progresión de la afección. Se recomienda en etapas avanzadas y para retrasar o evitar el trasplante de córnea.
  • Trasplante de córnea: Se usa en casos en que la enfermedad está muy avanzada. El oftalmólogo retira la córnea enferma del ojo y la reemplaza por la córnea sana de un donante.

Expectativas

El queratocono es una enfermedad irreversible, pero que hoy en día tiene distintos manejos que no solo permiten una mejoría significativa en la visión del paciente, sino que además, mejoran su calidad de vida.

En la mayoría de casos, es posible lograr esta mejoría gracias a los lentes, ya sean gas permeable o esclerales.

En pacientes a los que se les hace un manejo oftalmológico, los resultados son muy positivos y efectivos.

Riesgos y complicaciones

El manejo con lentes de contacto es seguro y muy efectivo. Lo más importante en el tratamiento del queratocono es que una vez se le entreguen los lentes al paciente se le informe y se le den todas las indicaciones necesarias para que pueda usarlos perfectamente y sin inconvenientes. Inicialmente es necesario realizar un horario progresivo para el uso de los lentes, de manera que el ojo se acostumbre a que el lente no es un cuerpo extraño sino parte del ojo.

Es indispensable que el paciente entienda y siga las instrucciones e indicaciones de uso estrictamente. La Dra. Carolina Uribe siempre deja todo por escrito para facilitar el manejo de los lentes.

Cuándo consultar al especialista

Es fundamental que todas las personas, mujeres y hombres, se realicen un chequeo con el optómetra cada año, por salud y para identificar posibles problemas en los ojos. En caso de ser diagnosticado con queratocono es conveniente realizar manejo con anteojos, si este es incipiente o según lo indique el especialista. En casos más avanzados, se recomienda el uso de lentes de contacto gas permeable, como se indicó anteriormente. De igual forma, el seguimiento y controles periódicos en el tratamiento de esta afección son de vital importancia.

Prevención

Debido a que el queratocono está altamente ligado a las alergias y la picazón constante de los ojos la Dra. Carolina Uribe recomienda evitar frotarse los ojos y por supuesto, realizarse controles ópticos anualmente.

2015 © Derechos reservados - SusMedicos.com
Sitio web diseñado y desarrollado por Lápiz Blanco S.A.S